Esponja de luffa con jabón de lavanda

Inicio/Lavanda/Esponja de luffa con jabón de lavanda

Esponja de luffa con jabón de lavanda

3,00

  • Exfoliante natural para pieles sensibles.
  • Elaborado a mano con luffas naturales y jabón de lavanda.
  • El jabón está elaborado con glicerinas naturales (sin aceite de palma).
  • Contiene aceite esencial de lavanda para un mejor aroma y cuidado de tu piel.
  • Envíos gratuitos a partir de 30 €.
Categoría:

Descripción

La esponja de luffa con jabón de lavanda es la opción perfecta si lo que estamos buscando es un exfoliante sano y natural. Están elaborados con luffa natural y el mejor jabón con base de glicerinas vegetales (sin aceite de palma) y aceite esencial de lavanda.

Luffas naturales

La luffa es una especie de calabacín que, dejado secar al sol, se convierte en una esponja natural. Su uso se conoce desde la antigüedad por su gran calidad y por sus buenos resultados dermatológicos como exfoliante natural, lo que ha hecho revivir su uso en cosmética en los últimos años.

Las luffas se sumergen en jabón con base de glicerina y sin necesidad de incorporar aceites de palma u otros compuestos químicos, perjudiciales para tu piel y para el medio ambiente. Con un pH inferior al de otros jabones, ayuda a la piel a mantener un buen aspecto sano, un tacto suave y un óptimo nivel de hidratación.

Aceite de coco

La glicerina es un alcohol natural transparente que se encuentra en numerosos aceites, tanto animales como vegetales. De hecho, muchos jabones de glicerina se obtienen de aceites de palma o de grasas animales. Sin embargo, nuestra glicerina se obtiene directamente del aceite de coco, sin incorporar grases de origen animal o aceites perjudiciales para el medio ambiente. Esto nos da un jabón natural, con gran capacidad de absorber la humedad del aire y eficaz para todo tipo de pieles.

Aceite esencial de lavanda

También contiene aceite esencial de lavanda, lo que, además de su característico aroma, le aporta numerosas propiedades  beneficiosas tanto para el estado de la piel como para nuestro estado anímico.

En lo anímico, sabemos por sus aplicaciones en aromaterapia que la lavanda tiene un efecto calmante y relajante, especialmente indicado para estados de estrés, ansiedad e insomnio. En cuanto a los cuidados dermatológicos, el aceite esencial de lavanda ayuda a prevenir o aliviar problemas de la piel como dermatitis, picores, eccemas o picaduras. Es además un excelente hidratante para aplicar a la piel envejecida, reseca o cortada, o quemada por el sol. Por otro lado, su demostrado efecto antimicrobiano ayuda a mantener las heridas limpias y sin infecciones, ayudando también a la regeneración de los tejidos y por tanto contribuyendo a una mejor cicatrización de las heridas.

Un exfoliante natural, hecho para cuidar tu piel… con el relajante aroma de la lavanda.

Esponja de luffa con jabón de lavanda

Volver a la tienda del Granero

Ir a Arriba