Perlas de baño de lavanda

1,003,00

  • Vuelve a hacer del baño un rito de amor propio y confort con las perlas de baño de lavanda.
  • La mejor sal del Mediterráneo con la mejor esencia de lavanda.
  • Paquetes de 2 unidades (1 €) y de 6 unidades (3 €).
  • Envíos gratuitos a partir de 30 €.
SKU: N/D Categoría:

Descripción

Todo aquel que sabe cuidarse y relajarse conoce los beneficios de darse un buen baño con agua tibia o caliente. ¿Y qué mejor forma de disfrutar de un baño que aportándole al agua un extra de hidratación, fragancia, color y nutrición para la piel? Es posible, añadiendo a tu baño tres perlas de baño de lavanda.

Sales minerales

Las sales de baño, además de “ablandar” el agua de tu bañera, contienen altos porcentajes de minerales esenciales para el ser humano. Muchos son viejos conocidos como el magnesio, el calcio o el hierro. Por ello se sabe desde la antigüedad que las sales de baño poseen propiedades beneficiosas para la piel, músculos y huesos.

Aceite esencial de lavanda

Las perlas de baño contienen también aceite esencial de lavanda, con lo que se obtiene un doble resultado beneficioso tanto a nivel anímico como dermatológico.

En lo anímico, sabemos por sus aplicaciones en aromaterapia que la lavanda tiene un efecto calmante y relajante, especialmente indicado para estados de estrés, ansiedad e insomnio. En cuanto a los cuidados dermatológicos, el aceite esencial de lavanda ayuda a prevenir o aliviar problemas de la piel como dermatitis, picores, eccemas o picaduras. Es además un excelente hidratante para aplicar a la piel envejecida, reseca o cortada, o quemada por el sol. Por otro lado, su demostrado efecto antimicrobiano ayuda a mantener las heridas limpias y sin infecciones, ayudando también a la regeneración de los tejidos y por tanto contribuyendo a una mejor cicatrización de las heridas.

Utilización

Las perlas de lavanda pueden utilizarse de diversas maneras, pero desde El Granero de San Francisco recomendamos su uso en bañeras para baños, o en barreños si lo que pretendemos es hacernos una manicura o pedicura.

  • Para darse un buen baño, llenaremos la bañera de agua caliente. Una buena temeratura ayuda a que se disuelvan las perlas y las sales minerales que contienen. Además, una temperatura de 37-40 ºC nos resultará más agradable y contribuirá a que se nos abran los poros de la piel. Esto facilitará la absorción de los componentes del aceite esencial de lavanda y de los minerales presentes en el agua. Diez minutos sumergidos  en una bañera a la que habremos añadido dos o tres perlas – según la capacidad de la bañera – bastan para conseguir los efectos deseados.
  • Si vamos a realizarnos una manicura o pedicura, no hay mejor forma de prepararse para la misma que sumergiendo nuestras manos o pies durante diez minutos en un barreño de agua caliente al que añadiremos una perla de lavanda.

Volver a la tienda del Granero

Información adicional

Cantidad

2 unidades, 6 unidades

Ir a Arriba